Es habitual que, pasados los meses típicos de verano, empecemos a ver la playa como algo que ya quedó atrás. Algo que no ocurre en Lanzarote en otoño, si bien no es solo eso lo que te tiene preparado esta fantástica isla.

Lanzarote en otoño

Qué hacer en Lanzarote en otoño

Playa, otoño y Lanzarote forman una combinación totalmente compatible. Y es que las temperaturas del archipiélago no descienden de manera brusca. Por ello, esta estación es perfecta para encontrar aún temperaturas perfectamente compatibles con un día de sol.

No obstante, la isla de Lanzarote ofrece mucho más que un simple día de playa. Y es que su oferta turística es muy amplia y no te dejará indiferente.

Los Jameos del agua

Un increíble espectáculo de la naturaleza. Se trata de un espacio conservado virgen y creado por las impresionantes erupciones volcánicas que acontecieron en la isla cientos de años atrás. Dentro de su bóveda encontrarás un espectacular lago de aguas cristalinas en el que habitan una docena de especies endémicas.

La cueva de los verdes

Parada más que obligatoria si visitas la isla. Además, podrás conocer el secreto que alberga, guardado con celo por los lugareños y por todos los visitantes que lo han descubierto con anterioridad.

Esta impresionante cueva forma parte del tubo creado tras la erupción del volcán de La Corona. Utilizada antiguamente por la población local para esconderse de los ataques de los piratas berberiscos, cuenta actualmente con un impresionante auditorio en su interior que aprovecha la magnífica acústica de la cueva.

La montaña de fuego o Timanfaya

Estas montañas volcánicas son quizás la parte más impresionante de la isla. Lanzarote sufrió en el siglo XVIII y posteriormente en el XIX una serie de erupciones volcánicas que cambiaron absolutamente la morfología de la isla. Hasta el punto que gran parte de la misma quedó sepultada bajo un manto de fuego y ceniza.

Esta montaña es el resultado de un proceso eruptivo que ha sido de hecho catalogado como uno de los más relevantes y espectaculares de la tierra. Es, sin lugar a dudas, parada obligatoria.

El mirador del Río

Situado sobre el acantilado del Risco de Famara tiene unas vistas sencillamente espectaculares. Una perfecta integración entre arte y naturaleza que no puede dejar indiferente a nadie.

La Caleta de Famara

La propia caleta sobre la que se sitúa el mirador es un pueblo tradicional de la isla que pertenece al Parque Natural Chinijo. En él se sirven unas increíbles comidas tradicionales. Además, los amantes del surf encontrarán allí las mejores olas de la isla. Un paraje encantador donde poder disfrutar totalmente de la esencia de la isla.

Estas son solo algunas de las actividades más representativas que te ofrece Lanzarote en otoño. Después de visitar estos maravillosos lugares necesitarás reponer fuerzas y que mejor lugar para hacer que Sebastyan´s Restaurant. Te esperamos!!!